La muerte de los peces en l’Olla del Rei se debe a un exceso de nutrientes y podría agravarse en los próximos días si no llueve

0
238

En un comunicado, el Ayuntamiento de Castellefels ha informado que la muerte de los peces en el estanque de l’Olla del Rei se debe a un proceso natural por la carencia de aportaciones de agua. Los peces muertos obedecen a un episodio de eutrofización de las aguas (un exceso de nutrientes) y no a un vertido residual, según han determinado los técnicos municipales.

Ayer informábamos en Castelldefels.news que la Plataforma Salvem l’Olla del Rei, denunció aparición de decenas de peces muertos flotando en el estanque de l’Olla del Rei y alertaban, una vez más, sobre el mal estado general del espacio y en particular de la lamentable situación del agua del estanque.

El ayuntamiento comunica que el proceso de eutrofización de las aguas es un fenómeno biológico que aparece como consecuencia de la falta de aportaciones de agua en periodos de sequía, aún así, el consistorio informa que continuará trabajando con las entidades sensibilizadas e instará a las administraciones competentes para que se hagan las inversiones necesarias para preservar el entorno.

Este tipo de episodios biológicos tienen más probabilidad que sucedan en verano y durante épocas de sequía, en los que la aportación de agua procedente de las lluvias y el agua del estanque se queda estancada. Esta conclusión también es compartida, según informan, por los técnicos de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA).

El lago de l’Olla del Rei es una balsa de laminación del sistema de drenaje de las aguas pluviales de la ciudad. Se rellena de agua en situaciones de lluvias fuertes, cuando el nivel del canal de recogida de pluviales (interceptor Montemar – Rieteta) está por encima del rebosadero de entrada. Si el nivel del canal de pluviales no es suficientemente alto y el estanque no recibe ninguna aportación, el agua se mantiene estancada.

Las aguas pluviales que se recogen a través de esta red de canales e interceptores provienen de las calles de la ciudad, y llevan cierta cantidad de nitrógeno y fósforo. En épocas de sequía, y especialmente en verano, este agua se mantiene estancada en el estanque y va bajando de nivel (evaporación y bajada del nivel freático). Este hecho genera que aumente la concentración de nutrientes en el agua, fertilitzándola en exceso y haciendo que los organismos fotosintéticos crezcan de forma descontrolada, sobre todo las algas y los microorganismos. Esto reduce la transparencia del agua y evita la entrada de luz, haciendo que los propios organismos fotosintéticos acaben muriendo y dejando de oxigenar el agua. El oxígeno se consume rápidamente y las especies más sensibles (como los peces) se pueden ver afectadas. Hay ciertos factores que todavía aceleran más el proceso, como la aportación de más materia orgánica en el agua (hojarasca, aportaciones puntuales de comida para los animales que viven, los excrementos de la propia fauna que vive en el lago) o la remoción que algunos de estos animales hacen los sedimentos del fondo del lago (peces y muy especialmente, tortugas).

Según los técnicos municipales que se desplazaron al estanque, una vez conocido el episodio de mortandad de los peces, si no hay lluvias en los próximos días, el problema podría verse agravado. Por otra parte, dentro del estanque se ha encontrado un contenedor, una acción incívica que contribuye a la degeneración del agua.

Fuente:Ayuntamiento

Dejar respuesta