Mano dura al “top manta” en Barcelona, ¿Qué hará Castelldefels?

Foto:CCAA

Los que vivimos en Castelldefels sabemos que gran parte del Paseo Marítimo, como por ejemplo  la zona cerca de la Plaza de las Palmera o frente a la calle de Los Baños, se convierten frecuentemente, en un gran mercadillo ilegal del Top Manta en nuestra ciudad, pero todo puede cambiar como así parece querer demostrar la ciudad de Barcelona.

El Top Manta es un problema que viene de largo y que ha sido reiteradamente denunciado por restauradores y comerciantes de Barcelona y los municipios afectados. Ahora la presencia policial en la ciudad Condal evita que los vendedores coloquen las mantas. En su primer día de aplicación del amplio dispositivo, los mercadillos ilegales de la Barceloneta habían desaparecido, si bien algunos se instalaron a última hora de la noche cuando descendió la presión policial.

El Ayuntamiento de Barcelona, según ha informado Albert Batlle, teniente alcalde de Prevención y Seguridad, ha comenzado a desarrollar una intervención “de saturación”, para impedir que los vendedores puedan desarrollar su actividad. Dicha presión con amplios dispositivos policiales la mantendrán a lo largo del tiempo, y la irán modulando en función de las necesidades de cada momento.

Los dispositivos policiales se han comenzado a desplegar de manera permanente en las zonas en las que se colocan decenas de vendedores “top manta”, lugares en los que suelen vender productos falsificados como bolsos, zapatillas, gafas de sol, ropa, calzoncillos, pareos, etc.

Castelldefels y su “top Manta”

En Castelldefels el “Top Manta” sigue muy presente, solo hace falta pasear un poco por la playa para verlo prácticamente a diario. En época estival el problema se acrecienta, mientras que el resto del año suele concentrarse los fines de semana. Algunas fuentes cifran entre 100 y 200 manteros los que nos visitan a diario en nuestra ciudad, si bien en otros medios cifran entre unos 35 nos que frecuentan Castelldefels últimamente, la mayoría senegaleses de entre 20 y 30 años que llegan a nuestra ciudad mayoritariamente en tren o que residen en nuestro municipio. Es muy fácil reconocerlos, ya que todos ellos llevan grandes bolsas negras tamaño XXL llenas de sus productos falsificados, que tiran con un carro.

En la zona de Lluminetes el problema del Top Manta se acrecienta, y en zonas como por ejemplo la salida de la calle de los baños al paseo suele resultar complicado, ya que el espacio apenas es de cinco metros en los que tienen que convivir los paseantes, los manteros con sus tenderetes, patinadores, ciclistas, etc. En la zona de la Plaza de las Palmeras no hay tanto problema de movilidad, ya que el paseo es mucho más ancho.

En Castelldefels, y tal y como recordaba recientemente el periódico El Mundo, los vendedores del Top Manta trabajan con normalidad, sin temor a redadas ni a carreras, los propios “manteros” comentaban que tienen un acuerdo con la Policía Local de Castelldefels, un sencillo pacto de no agresión. Si se presentan un par de agentes en sus puntos de venta significa que ese día probablemente no se trabaja. El propio diario calificaba a Castelldefels como “el indiscutible rey del top manta”, y también señalaba que en los últimos 15 años no se han protagonizado incidentes en nuestro municipio con los “manteros”.

El año pasado, Raúl Vergel, jefe de la Policia Local informaba que más allá de los problemas de movilidad puntales “no ha generado ninguna situación conflictiva de seguridad”. Hasta el momento las incidencias en nuestra ciudad han sido mínimas y no se han producido actos violentos como si han sucedido en Barcelona. Vergel también reconoció que a la Policía Local le “faltan recursos” y ante esta situación que impide destinar más agentes a estas tareas. Policía y manteros llegaron a un pacto no escrito que hasta el momento los vendedores han respetado: mientras haya policía no se podrán instalar. A pesar de este pacto de no agresión y la falta de recursos, Vergel informaba que el compromiso para luchar contra el “top manta” es firme y con ese objetivo se planificaban operativos policiales junto con los Mossos. Según la Policía Local esta temporada se ha reducido significativamente el número de manteros en nuestra ciudad (unos 35 aproximadamente), gracias a contundentes acciones coordinadas junto con los Mossos y la Policía Nacional, que les ha permitido incautar más de 5.000 productos, además de identificar a los manteros.

Barcelona ha puesto un punto de inflexión a la problemática y ha centrado la solución centrándose en dos puntos clave. En primer lugar tiene que existir una clara voluntad política de tolerancia o permisividad cero hacia la venta ilegal mediante la venta en Top Manta en el municipio, y en segundo lugar se requiere de los medios policiales necesarios que generen una presión constante sobre los manteros, que impidan que se coloquen en sus puntos habituales y erradicar la venta ambulante ilegal. Cabe añadir que la colaboración ciudadana también sería importante, y recordar que si se instalan en nuestro municipio es porque los ciudadanos compran. En resumen, la solución requiere de voluntad política, presión policial y conciencia social.

Batlle, en Barcelona, ha subrayado que de lo que se trata es de “convencer tanto a los manteros como a sus usuarios que su actividad no es tolerable”. Resulta evidente un cambio de actitud del nuevo gobierno de Ada Colau, que tuvo una mayor permisividad durante sus primeras épocas de gobierno municipal. Pero recientemente Colau señaló en rueda de prensa que “en lo que se refiere a la gestión del espacio público, la Guardia Urbana no dejará de intervenir. Vamos a frenar el ‘top manta’ porque genera mucha inseguridad“.

Será interesante ver si este cambio de actitud de “no tolerancia” y fuerte presión policial en la ciudad de Barcelona sobre el “top manta”, tiene algún efecto, o no, sobre el consistorio municipal de Castelldefels.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí