Un año y siete meses de prisión por una agresión homófoba en una comunidad de vecinos de la playa de Castelldefels

0
552
Photo of Caucasian Gay Man covering his face with rainbow flag painted in his palm. Rainbow flag , for LGBT HIV-positive people. Shy Transgender man. Stop Gesture.

El agresor realizó expresiones como “me das asco”, “maricón” o “babosa” además de propinar una bofetada y un puñetazo a la víctima

Un hombre ha sido condenado por el juzgado de Vilanova i la Geltrú, a un año y siete meses de prisión por una agresión homófoba, vejaciones e insultos a otra persona. La pena se ha dejado en suspensión a cambio que el condenado realice cursos de formación contra la discriminación sexual, entre otras medidas.

Los hechos tuvieron lugar en 2015 una comunidad de vecinos del barrio de Lluminetes de Castelldefels, en el momento en el que el condenado, de nacionalidad española, tuvo una “actitud despectiva y agresiva” contra un hombre, cuando se encontraba en la piscina comunitaria de un bloque de apartamentos de la playa de Castelldefels.

Con el “ánimo de menoscabar la dignidad” del hombre agredido por “desprecio a su orientación sexual”, señala la sentencia, el condenado se dirigió al agredido con expresiones como “baboso”, “maricón”, “me das asco”, “eres una escoria”, un “desecho de persona” o “te quitaré de en medio”, entre otros insultos.

Según hemos podido saber en Castelldefels.news, los insultos y vejaciones venían de lejos y las amenazas eran conocidas por algunos vecinos de la comunidad. Tal y como indica la sentencia, algunos vecinos ya conocían de la agresión con una bofetada en la oreja y un puñetazo en el pecho que le profirió el agresor, que también lo tiró contra unos setos. El agredido abandonó al poco tiempo el bloque de apartamentos y poco después lo hizo también el agresor, ambos en situación de alquiler.

El juez ha condenado al agresor a 1 año y 7 meses y 16 días de prisión por un delito de lesiones con el “agravante de discriminación por orientación sexual” además de prohibir cualquier acercamiento a la víctima a menos de 500 metros. Además deberá de indemnizar a la víctima con 8.000 euros por las lesiones sufridas y las “secuelas, daños morales y perjuicios económicos derivados”, a lo que habrá que sumarle las costas judiciales. La víctima tuvo que someterse a intervenciones quirúrgicas y al cambio de domicilio.

El juez ha decidido revocar la pena de prisión, supeditada a que no haya una reiteración delictiva, a cumplir con programas formativos en materia de igualdad y no discriminación y en relación con conductas violentas y al pago de la multa a la víctima.

Fuente:LaVanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here