ICFO de Castelldefels y Sant Joan de Déu crean un laboratorio para la investigación de enfermedades pediátricas

Se estudiaran cardiopatías congénitas, afectaciones neurológicas, distrofia muscular o convulsiones, entre otras.

Incorporarán técnicas fotónicas para mejorar el diagnóstico de niños/as graves

Sólo en Barcelona, más de 400 bebés sufren cada año cardiopatía congénita, el 40% requerirán intervención cardíaca

El Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) situado en Castelldefels, junto con el Institut Sant Joan de Déu, han creado un laboratorio cuya finalidad es mejorar la atención médica neonatal y pediátrica.

El laboratorio ICFO-SJD busca avanzar en el uso y el desarrollo de tecnologías fotónicas para comprender, diagnosticar, controlar y tratar las enfermedades pediátricas, informan ambos centros en un comunicado.

El equipamiento aspira a desarrollar técnicas más precisas y no invasivas que ayudarán a comprender sus patologías y aplicar las mejores soluciones fotónicas avanzadas para su cuidado, así como para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de pacientes pediátricos críticos.

El laboratorio quiere estudiar ámbitos como las cardiopatías congénitas, la distrofia muscular relacionada con el colágeno VI, afectaciones neurológicas durante el desarrollo prenatal, el impacto de las convulsiones y neuroprotección del cerebro neonatal y lactante, entre otros. Según los expertos estas afectaciones de salud son poco frecuentes pero nada extrañas a ojos de los especialistas. A pesar que el diagnóstico es cada vez más preciso, no es extraño que se descubra a mediad que el bebé crece o cuando los efectos ya son difíciles de revertir, si no son ya irreversibles.

Uno de los proyectos se centrará en el diagnósticos y seguimiento de bebés con cardiopatía congénita, que sólo en la ciudad de Barcelona afecta a más de 400 bebés al año, el 40% de los cuales requerirán una intervención cardíaca durante el primer año de vida.

También se estudiarán las distrofias musculares degenerativas, así como también convulsiones en bebés y lactantes de causa desconocida e impacto poco predecible, si bien la mayoría acaban en trastornos del neurodesarrollo. El laboratorio conjunto estudiará la relación entre las alteraciones metabólicas durante las convulsiones y afectaciones neurológicas del desarrollo con el objetivo de establecer estrategias de neuroprotección que minimicen los efectos de las convulsiones.

Tenemos la firme convicción de que sumar esfuerzos con el IRSJD conducirá a importantes avances en la aplicación de las tecnologías fotónicas a la mejora de la calidad de vida de muchos de los niños que más lo necesitan”, ha asegurado el director del ICFO, Lluís Torner.

El director de la Fundació de Recerca Sant Joan de Déu – que gestiona el IRSJD -, Emili Bargalló, ha asegurado que la alianza con el ICFO permitirá seguir avanzando en el conocimiento de las graves patologías neonatales y pediátricas y “abordar problemas complejos con posibles soluciones”.

La alianza ha sido posible por el apoyo de la Fundación Joan Ribas Araquistain y “Torró Solidari Rac1” de Torrons Vicens, y recoge la experiencia acumulada de ambas durante años con el apoyo de la Fundación Cellnex, la Obra Social La Caixa, la Generalitat y la Comisión Europea.

Funtes:Agencias/ARA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí